¿QUÉ SE SIENTE EN EL MOMENTO DE LA MUERTE?

Por: Jose Manuel García Bautista

¿Se ha preguntado alguna vez lo que se siente al morir? Es una pregunta que trata de ser evitada pero a la que nos enfrentaremos más tarde o más temprano cumpliendo nuestro ciclo en esta vida. Nadie sabe cuando morirá sólo que ese momento llegará.

La muerte tiene dos etapas, la primera de ellas es la “muerte clínica” que sobreviene cuando el corazón, la respiración y la circulación se detienen, las células siguen vivas durante unos cinco minutos hasta que se produce la “muerte biológica”, en ese momento las células cerebrales van muriendo y la reanimación a la vida no es posible, la muerte es irreversible.

El doctor James Hallenbeck, de la Universidad de Stanford, de cuidados paliativos, indica que los últimos días de vida de una persona son la fase de “agonía activa”, así, en esta fase, de viven diferentes estadios como: Dejas de tener hambre, dejas de tener sed, dejas de ser capaz de hablar, dejas de ver, dejas de escuchar y dejas de sentir contacto. Pero además hay otros “efectos secundarios” como la falta de aliento, tener depresión, ansiedad, gran cansancio y fatiga, confusión mental que delata la falta de oxígeno, puede tener una vertiente de estreñimiento o incontinencia. El cerebro va, poco a poco, cediendo funciones tratando de arañar tiempo a la vida.

Un síntoma inequívoco de la muerte próxima es el color azulado de la piel, su palidez, y la temperatura que será anormalmente baja, estará fría. El paciente tendrá una respiración dificultosa con un extraño sonido, algunos lo llaman como el “estertor de la muerte”. El paciente no siente dolor por qué los profesionales de la Medicina hacen que esos últimos momentos sean lo menos doloroso posible.

En los momentos finales la persona pierde el conocimiento, el cerebro abandona otras funciones que es el indicativo que ya no puede sostener más la situación, así el paciente se puede, incluso, orinar encima. No hay control, el triste momento final está próximo.

En esos instantes el cerebro prepara al cuerpo para la muerte, la persona suele tener experiencias extracorpóreas, ve a familiares muertos, a otros en la sala de espera del hospital, tiene una sensación de paz, ve una luz brillante, como un túnel. La persona tiene miedo y curiosidad, no siente dolor.

Cuando comienza la “muerte clínica” el cerebro pone en marcha la última fase de actividad, se liberan neuroquímicos que excitan al cerebro más de lo normal, en esta fase la persona ve “el túnel de luz”, es la llamada ECM o Experiencia Cercana a la Muerte. La falta de oxígeno en el cerebro puede hacer que la persona tenga esas extrañas experiencias extracorpóreas, esto viene derivado por esa carestía de oxígeno en la unión TPJ (tempo-parietal del cerebro), la persona tiene visiones, ve momentos de su vida, a sus seres queridos fallecidos, cada vez falta más oxígeno y las alucinaciones son mayores, invade una extraordinaria sensación de paz y descanso que es originada por la liberación de endorfinas por el cerebro. La luz blanca se hace más presente el sistema visual se excita debido a la alta presencia de dióxido de carbono, la sensación es acogedora, una vez pasada esta fase el paciente muere estando preparado para la partida.

Algunos regresan de este último estado, tal vez por qué nuestra Medicina ha evolucionado en cuanto a cuidados y fármacos y hace posible la recuperación “in extremis” de la persona, otros parten para este viaje sin retorno, es el momento de la muerte.